Bitácora

Entre amigos: influencias caligráficas (Flandes, verano de 2015)

(En foto: Sentados, de izquierda a derecha: Ewan Clayton, Diego Navarro, Manny Ling. De pie: David Annwn)

(Ver el reportaje fotográfico aquí)

 

Siempre he defendido que la caligrafía debía, sobre todo, provocar emociones y generar impresiones positivas. Con independencia de la técnica empleada, del modelo de letra o del estilo utilizado, la ejecución de la bella letra debería arrastrar con fuerza hacia la reflexión sobre su ejecución. También y de forma paralela, predisponer al goce estético y comunicativo no sólo en quien la elabora sino en quien la contempla, la analiza o simplemente la disfruta. Y es que, como señalaba recientemente con motivo de mi exposición (Biblioteca de Humanidades “María Moliner”, Universidad de Zaragoza, 27mayo-13 de julio, 2015) la caligrafía se compone de trazos que emocionan pero también que comunican. Y en esa unión entre mensaje que comunica y contemplación estética que emociona, transita el fundamento de la “bella escritura”, si atendemos al sentido etimológico de la caligrafía.

Al mismo tiempo, el calígrafo debe mantener una continua dinámica de aprendizaje y práctica que no está reñida con un ejercicio que yo valoro: buscar inspiraciones visuales que puedan ser aplicadas directamente al trabajo caligráfico. Eso es precisamente lo que viví hace dos semanas cuando llegué a la preciosa ciudad de Brujas para participar en el Symposium sobre caligrafía (Brujas, 2015) organizado por mis queridos y admirados maestros y amigos: Manny Ling e Ewan Clayton, del IRCC (Universidad de Sunderland, Reino Unido).

Brujas, por la mañana muy temprano; julio 2015.
Brujas, por la mañana muy temprano; julio 2015.

La convivencia en Brujas con más de 60 calígrafos venidos de todo el mundo ha sido excepcional. Todos participábamos en los talleres impartidos simultáneamente por Ewan Clayton, Lieve Cornil, Brody Neuenschwander y Susan Skarsgard. En las sesiones dentro y fuera del aula hemos podido conversar y compartir no pocas noticias, ideas, reflexiones y aspectos relativos a la teoría y la práctica caligráfica. El manejo de herramientas “handmade” o “low cost” ha dado paso a prácticas que han ido desde el control de la posición del cuerpo hasta la combinación de palabras para generar sensaciones, antesala de la preparación de un proyecto caligráfico. El manejo del lenguaje y el mensaje a transmitir por el calígrafo se combinaban así de manera armoniosa para llegar a un resultado óptimo.

 

Susan Skarsgard, Calligraphy Symposium—Writing 2015 https://www.facebook.com/writingsymposium
Susan Skarsgard, Calligraphy Symposium—Writing 2015 https://www.facebook.com/writingsymposium

 

Por otra parte, las animadas y participativas charlas matinales de Brody Neuenschwander (calígrafo) y David Annwn (poeta) propiciaron un magnífico preludio a la creatividad y al trabajo en grupo que proseguía a continuación en cada aula. Por cierto: la experiencia de compartir varias horas en el taller de trabajo del propio Brody Neuenschwander y contribuir de forma colectiva a su próxima obra  ha sido completamente maravillosa! Al caer la noche, la ciudad de Brujas nos ha acogido con su encanto y misterio.

Las influencias caligráficas no han terminado ahí ya que, en mi caso, acto seguido me trasladé a Amberes para visitar uno de los museos más extraordinarios e imprescindibles que existen en el mundo para todo interesado en la historia de la escritura. El museo Plantino-Moretus del arte de la imprenta es desbordante. Destacaré sólo el extraordinario hecho de que en Amberes coincidían simultáneamente 3 exposiciones donde admirar el trabajo tipográfico de los cosmógrafos, geógrafos y cartógrafos holandeses. Estos lugares han sido el propio Museo Plantino, la Biblioteca Hendrik Conscience Heritage (Seven Seas), y la impresionante colección de la Rockoxhuis (Abraham Ortelius, 1527-1598). A la belleza propia de estos libros expuestos que reflejan la época dorada de la cartografía en Flandes, se sumaba mi interés particular por tipos de letra utilizados para ilustrar las representaciones geográficas. Especialmente intensa fue la emoción al contemplar las volutas, enlaces y florituras maravillosas de Gerhard Mercator y las de los Atlas de Johann Blaeu o Abraham Ortelius.

Biblioteca Hendrik Conscience Heritage (http://www.consciencebibliotheek.be/Museum_Erfgoedbibliotheek_EN
Biblioteca Hendrik Conscience Heritage
http://www.consciencebibliotheek.be/Museum_Erfgoedbibliotheek_EN

 

 

Museo Plantino-Moretus http://www.museumplantinmoretus.be/
Museo Plantino-Moretus http://www.museumplantinmoretus.be/

 

En definitiva, un tour por ciudades flamencas cuya herencia caligráfica marcó de manera determinante la teoría y la práctica hace siglos y, para nuestra satisfacción, sigue haciéndolo en la actualidad.

 

Amberes, julio 2015
Amberes, julio 2015

 

 

Diego Navarro

BitácoraExposiciones y Conferencias

Exposición. Fondos de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza y obras de Diego Navarro Bonilla (Biblioteca “María Moliner”, Universidad de Zaragoza; 27 de mayo al 19 de junio de 2015)

¿Por qué emociona la caligrafía? ¿Qué sensaciones se generan cuando contemplamos unos trazos armoniosos que superan la mera función práctica de la escritura a mano? ¿Cómo se integra actualmente la caligrafía en procesos de diseño, identidad y comunicación visual? ¿Cómo aprender sus técnicas, estilos y posibilidades? ¿Qué presente y, sobre todo, qué futuro depara a la caligrafía? Estas son algunas de las preguntas que hace meses me planteé como líneas argumentales de una posible exposición.

Ese proyecto expositivo ve finalmente la luz gracias al apoyo decidido, entusiasta y generoso de vari@s profesionales bibliotecari@s en la Universidad de Zaragoza con Matilde Cantín y Paz Miranda a la cabeza junto a su gran equipo de trabajo quienes han colaborado de manera determinante. Debo subrayar también el patrocinio y empuje de la Facultad de Filosofía y Letras con su decano Eliseo Serrano al frente y, especialmente, el apoyo y sabias indicaciones de mi querida profesora y amiga, Asunción Blasco Martínez quien ejerce conmigo la comisaría científica de la exposición. A todos ellos, mi más sincero agradecimiento por las facilidades y el apoyo recibido durante estos meses. Planificar, diseñar, organizar y finalmente montar una exposición de las características que aquí presentamos ha sido toda una experiencia, maravillosa, llena de esfuerzos, ilusiones y reflexiones. El resultado podrá finalmente verse a partir del miércoles 27 de este mes de mayo en la Biblioteca “María Moliner” de la Universidad de Zaragoza (C/ Pedro Cerbuna, 12).

Esta exposición bibliográfica y artística busca el equilibrio entre la teoría y la práctica, entre la formalidad y la creatividad, entre la doctrina y el ejercicio diario de la caligrafía clásica y también contemporánea. Para conseguirlo, se han seleccionado libros, revistas y publicaciones procedentes del fondo de la Biblioteca de la Universidad de Zaragoza así como materiales especiales para realizar caligrafía junto a una nutrida muestra de recientes trabajos caligráficos que he realizado, utilizando múltiples técnicas (acuarela, tinta, acrílicos, marcadores de arte urbano.., etc.) e inspiraciones visuales: desde las más clásicas (antiguas, medievales y modernas) hasta las más vanguardistas. No por casualidad esta exposición se organiza en torno a diez áreas temáticas que configuran un puente entre la tradición y la innovación para hacer avanzar el estudio, la práctica y la comprensión de la caligrafía.

La exposición afronta también algunos de los debates más relevantes en torno al papel de la caligrafía en el diseño gráfico, las diferencias (y afinidades) entre tipografía, rotulación (lettering) y caligrafía, así como la pervivencia de tradiciones escriturarias que inspiran las actuales corrientes y escuelas caligráficas contemporáneas. Por último, uno de los aspectos que se quieren destacar con esta exposición es el vínculo activo entre paleografía y caligrafía. Gracias a una concepción que he desarrollado con mis alumnos del Grado en Información y Documentación en la Universidad Carlos III de Madrid, se incide en las enormes posibilidades de renovación de la enseñanza de la paleografía no sólo mediante la lectura de textos escritos con grafías antiguas sino con el ejercicio práctico caligráfico en el aula. De hecho, lejos de una concepción estática o clásica, esta exposición forma parte de un proyecto superior de revitalización de la caligrafía vinculada de forma sinérgica a las prácticas, resultados y representaciones de la escritura con los alumnos.

Investigar la cultura escrita encuentra aquí una imprescindible etapa superior: la que integra al investigador y al docente con el calígrafo en un único perfil. Realizar caligrafía basándose en un conocimiento de la cultura escrita en general y de los ciclos de escritura estudiados por la paleografía en particular, genera una sinergia que repercute directamente en la mejora de la comprensión en el aula de particularidades y problemas surgidos durante el mismo proceso de producción caligráfica.

Más allá de la propia etimología del término (Kallós, bello, hermoso; graphein, escribir), el estudio de la teoría y la práctica caligráfica, el análisis sistemático de sus elementos y atributos hasta llegar a un nivel de excelencia escrituraria, nos sumerge en siglos de tradiciones y particularidades para explicar el fundamento de una búsqueda sorprendente: el de la belleza de la escritura conseguida mediante la pluma, el cálamo o cuantos instrumentos de escritura actual la reinventen y la enriquezcan. Los ricos fondos bibliográficos mostrados, procedentes en su mayoría de la propia Biblioteca Universitaria son un buen indicador de ese interés y presencia caligráfica continuada desde el siglo XVI hasta nuestros días.

Hoy, pese a la evidente inmersión digital y las voces que agrietan su utilidad, la caligrafía vive y pervive, muta e inspira múltiples modos de comunicación y expresión, tanto personal como institucional. La creatividad artística, la excelencia y el virtuosismo siguen definiendo modelos, corrientes y tendencias que definen la viveza del interés actual por la caligrafía. Todos ellos hacen del vínculo entre tradiciones centenarias y modelos gráficos actuales una realidad expresiva que trasciende la escritura por medio de trazos que comunican, ejemplos que inspiran y líneas que emocionan.

Plan de la exposición:

1: Caligrafía y diseño de comunicación visual

2: Teoría y sistema, métodos y aprendizajes

3: El camino de la práctica: aprendiendo, corrigiendo, evolucionando

4: Formatos, soportes, Instrumentos y materiales: comprendiendo la materialidad constitutiva

5: Caligrafía, paleografía, tipografía, lettering (rotulación): letras todas, pero diferentes.

6: Culturas caligráficas: China, Japón, Islam y el mundo hebreo

7: La investigación en caligrafía

8: Caligrafía y emociones: la comunicación personal (Arte postal y caligrafía)

9: Futuros, abstracciones y sentido de la caligrafía actual

10: Trazos, diseño, emociones: contemplando caligrafía (Exposición de Diego Navarro Bonilla)

Investigación

Cuando hago caligrafía, asisto a un extraordinario diálogo en silencio. No es el resultado de la ejecución caligráfica lo más anhelado, sino el desarrollo, el transcurso, la comunicación que se establece entre mi cerebro, mi mano y la respuesta que encuentro en la pluma, la tinta, el papel… Todos ellos me hablan a su manera y con sus particularidades. La personalidad de cada uno de ellos se muestra al momento y con todos ellos inicio un proceso de comunicación lleno de magia y maravillosas conversaciones en silencio. La familia de plumas y sus grosores, los pinceles, el tiralíneas…, todos se deslizan y exploran un soporte que me responde unas veces suave, otras rugoso, otras necesitado de tinta, acuarela o gouache que maticen su seriedad o que aporten gravedad a su liviandad. En suma, propiciamos que juntos y de manera armónica, lleguemos a encontrar un espacio de diálogo con forma caligráfica. El registro de nuestras conversaciones es la obra final, una obra que a veces dura apenas el tiempo de un café, o se prolonga durante días.

Leer Más “Conversaciones en Silencio”

Bitácora

Es una redundancia vincular escritura y ciudades italianas. El conjunto de inscripciones, epigrafía, escrituras expuestas y todo tipo de estímulos visuales tanto históricos como contemporáneos que el calígrafo y el tipógrafo encuentran a su paso por las calles de sus localidades es apabullante. El gran Armando Petrucci ya lo dejó anotado hace muchos años en su imprescindible Prima Lezione di paleografia(Laterza, 2002) al recorrer los espacios de la escritura en Roma, como ejemplo máximo de “città scritta”.


El pasado domingo parecía cumplirse un sueño perseguido durante años: visitar la fábrica de papel en Fabriano, uno de los mejores papeles que existen en el mundo y que yo utilizo con frecuencia. Un destino casi mítico para los amantes del papel de calidad. Pero lamentablemente, la extraordinaria calidad de su fabricación no corre paralela ni es aplicable a un museo escaso y apenas interactivo sin innovación museística alguna. Interesante la colección de papeles con filigranas desde el siglo XIII pero poco más, muy a mi pesar. De relativo interés la bodega de fabricación con una sola tina con pasta de papel. A pesar de esta desilusión, localidades de Umbría como Perugia y la preciosa Todi, convirtieron la excursión dominical en un momento extraordinario. Una gratísima sorpresa: en Perugia me topé con una joya de la caligrafía urbana. El gran Niels “Shoe” Meulman con su “calligraffiti” y su estilo inconfundible dejaron huella en este edificio.

Perugia, Calligraffiti de Niels “Shoe” Meulman

 

DSCN4179Penetrar en su interior es literalmente viajar al tiempo de los tinteros de marcas legendarias: Pelikan, Waterman, Saratoga, Skrip, al tiempo de las estilográficas de uso cotidiano, de los lapiceros Lira, Stabilo, Koh-i-Noor, los afiladores, los reclamos publicitarios que hacen las delicias de cualquier historiador del diseño gráfico aplicado a la escritura…. Me atendieron a las mil maravillas pero no pude llevarme la Aurora 88 que me miraba con ojos de cordero abandonado. El grado de flexibilidad y punto fino eran óptimos al comienzo, pero el flujo de tinta nos falló finalmente. A pesar de intentar reanimarla, hacer ajustes y ponerla a punto durante más de dos horas, no fue posible.Y otra joya, esta ya conocida y frecuente de paseos romanos: la Cartotecnica de Roma, una tienda de objetos de escritura con decoración de época y continuidad en el negocio durante varias generaciones.

 

En fin: Roma vuelve a ser protagonista cinematográfica en los últimos años: la gran belleza de Sorrentino o la simpática de Allen no hacen sino revalidar una verdad indiscutible: el aroma inconfundible de la ciudad escrita por excelencia. Abrazos.

DSCN4068

 

Bitácora

Domingo de rastro ayer. Frío. Mucho frío. También mucho sol, para compensar. A las 7 no se ve nada, así que las linternas se mueven nerviosas, de aquí para allá, proyectando haces difíciles de seguir. Imagino divertido qué pensaría alguien desde un globo si estuviese contemplando la escena: los de abajo buscando, escarbando, rastreando con cientos de luces alocadas y los puntos de luz moviéndose sin control y los de arriba preguntando: ¿pero qué hace esa gente a esas horas un domingo?

DSCN4065

A media mañana, poca cosa. Apenas tres libros nuevos. En San Bruno hay más suerte y encuentro este precioso álbum de postales francesas. Están escritas y fechadas entre los años 1914 y 1918 principalmente, aunque también se incluyen algunas de los años 80. ¿De dónde procede? Ni idea. ¿Quién coleccionó tantas postales? No se sabe. Y de nuevo, como tantas otras veces, la fortuna de lo escrito pone en mis manos una pieza singular que llevo ya como preciado tesoro bajo el brazo, para que se reúna con sus compañeros de papel y cartón, en singular fraternidad coleccionista de tinta y sueños.

DSCN4066

DSCN4067

Ya tengo varios de estos álbumes de tarjetas postales. Son siempre muy vistosos y ofrecen, por contraste con nuestra época electrónica, una triste reflexión sobre la pérdida de costumbres que apenas diez años atrás eran herederas de la tradición más secular: escribir cartas, enviar mensajes en hojas de papel de calidad, elegir la postal más adecuada para la ocasión de entre un insondable catálogo de modelos, recuperar el lento ritual del sobre, el sello, el remitente y depositar suavemente la carta o la postal en la boca del buzón de correos… Otro día hablaré de esto y de las sensaciones que me suscita. De momento, paso el domingo feliz, revisando antiguas letras, pequeños mensajes llenos de afecto epistolar de un francés a su francesa, retazos de vidas anónimas condensadas en alegres cartulinas coloreadas y arquetípicas de unos años marcados indeleblemente por la influencia gráfica y tipográfica del modernismo francés.

Diego NavarroB.